El cambio climático y otros cuentos chinos

El pasado viernes, 20 de enero de 2017, Donald Trump se convirtió en el Presidente número 45 de los EEUU. Ese país, y quizás el mundo, estará gobernado durante los próximos años por una persona que definió en el año 2012 el calentamiento global como un concepto inventado por los chinos para lograr que la industria norteamericana dejara de ser competitiva” y en consecuencia, ha nombrado a Scott Pruitt, un escéptico del cambio climático, como Director de la Agencia de Medio Ambiente (EPA).

captura-de-pantalla-2017-01-23-a-las-16-24-00

Pero, y si buscamos un poco más cerca de casa ¿no encontraremos algún escéptico de este problema mundial? ¿Qué hace España para mitigar los efectos del cambio climático? ¿Qué hace Canarias? ¿Qué hacemos cada uno de nosotr@s? ¿exigimos a las administraciones, a las empresas, al vecino, a nosotros mismos…, o simplemente nos quejamos en las redes sociales?

En palabras de Polly Toynbee (columnista en The Guardian) en su artículo Climate change will affect all of us. So why the lack of urgency?el problema con el cambio climático, como cuestión política, es que es demasiado grande para ser entendido, está demasiado presente. […] El planeta se está calentando rápidamente pero no lo suficiente como para saciar el hambre de 24 horas de noticias en el que vivimos. […] El cambio climático es el ruido de fondo, el sonido suave de un trueno lejano.

[…] Pero no es fácil. Asumir la fatalidad, la gente se desespera, se encoge de hombros y solo espera que nada terrible ocurre en sus propias vidas. O esperan ingeniosos científicos e ingenieros que nos salvarán a tiempo. El territorio sumergido de Bangladesh o el cómo desaparecen islas del Océano Pacífico bajo las olas está muy lejos. […] Algunos se aferran a la comodidad de la negación del cambio climático.

molinos

La mayor parte de las personas vivimos solventando el día a día de nuestros “verdaderos problemas“, el paro, la hipoteca, los hij@s, la sanidad, la corrupción política, el resultado de mi equipo de fútbol, conseguir más seguidores en mi canal de youtube, que se permita construir nuevos hoteles en Canarias para recibir más turistas,… quedando las preocupaciones por el “futuro cambio climático” para cuando lleguen esos problemas

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-20-53-08

La tormenta de noticias sobre los efectos del cambio climático ya está encima de nosotros y podemos seguir pensando que es un “cuento chino” o prepararnos para los cambios sociales, económicos y medioambientales que ya se están dando en otras regiones.

A continuación compartimos algunas de estas reales y tristes noticias sobre los efectos del cambio climático:

.

OTROS CUENTOS CHINOS:

–> El Peak-Oil. El agotamiento del petróleo. La gran mayoría de la producción mundial de petróleo ya ha alcanzado su punto máximo y ahora está en declive.

  • Se preparan para el accidente petrolero, alimentario y financiero de 2018. El 80% del petróleo mundial ha alcanzado un pico, y la crisis del petróleo resultante aplanará la economía. Brace for the oil, food and financial crash of 2018. 80% of the world’s oil has peaked, and the resulting oil crunch will flatten the economy by Nafeez Ahmed.

Y cuando se agote el petróleo… ¿de dónde obtendremos todos los productos que actualmente se elaboran de él? ¿Las energías alternativas (solar y eólica entre otras) pueden sustituir a los combustibles fósiles en la industria turística que sostiene nuestro país? ¿Cuántos turistas vienen a Canarias en medios de transporte abastecidos por energías limpias?

.

–> La Sobrepoblación del Planeta. En el 2050 seremos, aproximadamente, 10.000 millones de habitantes en La Tierra. La demanda de alimentos, agua, energía y otros recursos seguirá en aumento ¿Será capaz de asumirlo el Planeta? ¿Cómo gestionar la contaminación de las ciudades?

 

–> El Colapso. Carlos Taibo lo define como “es un proceso, o un momento, del que se derivan varias consecuencias delicadas: cambios sustanciales, e irreversibles, en muchas relaciones, profundas alteraciones en lo que se refiere a la satisfacción de las necesidades básicas, reducciones significativas en el tamaño de la población humana, una general pérdida de complejidad en todos los ámbitos —acompañada de una creciente fragmentación y de un retroceso de los flujos centralizadores—, la desaparición de las instituciones previamente existentes y, en fin, la quiebra de las ideologías legitimadoras, y de muchos de los mecanismos de comunicación, del orden antecesor“. Recomendamos leer “Sobre el colapso” en La revista 15/15\15.

Captura de pantalla 2017-01-20 a las 0.16.47.png

.

… y surgen las ALTERNATIVAS que nos dan algunas ESPERANZAS:

.

COMENTA este post.

Nos gustaría conocer tu opinión sobre estos “cuentos chinos”, ¿consideras que son apocalípticos, profecías que no se cumplirán?

¿Nos ayudas a proponer alternativas para el autoabastecimiento de agua, energía, alimentos…?

¿Crees que hacemos lo suficiente quejándonos en las redes sociales y compartiendo noticias de refugiados ahogándose en el Mediterráneo, de personas muriéndose de frío por no poder pagar el recibo de la luz, de la pérdida de la biodiversidad en el Planeta…?

 ¡Gracias por tus comentarios!

Cuento para las noches de verano

Nada es corrupción en el país de los corruptos.

20130805-232415.jpg

Había una vez un país en democracia conformado por personas listas pero también por personas bobas, donde las acciones de sus representantes políticos en el Gobierno de la nación, de la oposición, de gobiernos autonómicos, cabildos insulares, ayuntamientos, miembros de la Casa Real, de la Confederación de empresarios, de empresas públicas, tesoreros de partidos políticos, jueces y banqueros, …, ilustraban las noticias de los medios de comunicación con los grandes logros que se hacían con el uso del dinero público de ese país. Estos logros sólo estaban a la altura de los “listos”, los que sabían moverse en una telaraña de normas y leyes creadas por ellos mismos.

A los “bobos” se les mantenía al margen del hacer y deshacer de los “listos”, pero gobernaban juntos, incluso muchas veces si no podían gobernar accedían con todos sus méritos a ser asesores, directores generales u otros cargos de confianza de los “listos”, lo que les garantizaba un buen salario y la posibilidad de ocupar una vacante entre los “listos”.

Físicamente no se podían diferenciar “listos” de “bobos”, quizás la principal diferencia era que estos últimos no preguntaban mucho por los sobres que se repartían en su partido, ni por los regalos que los “listos” recibían de empresas privadas, ni por las subvenciones públicas que recibían las empresas de las familias de los “listos”, ni por los sueldos vitalicios otorgados a los presidentes de las comunidades, ni por otros tantos beneficios que tenían los “listos” frente a los “bobos”. Simplemente eran “bobos”, sabían como funcionaban las cosas y aspiraban a no perder su privilegiado estatus y a ocupar, algún día, una plaza entre los “listos”.

Tanto los “listos” como los “bobos” no conocían otra forma de gobernar el país, así que gestionaban el dinero público (impuestos, subvenciones, etc.) siempre en beneficio de los “listos”, de sus empresas, de sus familias, de sus partidos políticos… Pero llegó el día en que el dinero público que se recaudaba ya no era suficiente para todos los “listos” y “bobos” del país y empezaron a quejarse aquellos que menos recibían incluyendo alguno de los “bobos”.

Las denuncias, los insultos y las descalificaciones se propagaban por todo el país, incluso entre compañeros de partido que habían gobernado juntos y que ahora se encontraban en partidos políticos diferentes. Lo que antes se consideraban actos normales, ahora se exponían como actos delictivos. Los sobres, regalos y subvenciones que antes recibían los “listos” eran ahora considerados como acciones corruptas.

Los “bobos” ahora se manifestaban y exigían algunos cambios en la gestión del dinero público, pero también temían que se originaran grandes cambios y que ya nada fuera igual. Esas eran las dudas, los miedos y temores de los “bobos”.

Afortunadamente, los más listos de los “listos” pronto se dieron cuenta que la definición de corrupción también la podían cambiar ellos, e incluso plantear leyes que les permitieran, a pesar de sus acciones corruptas, ser considerados salvadores del país por el resto de la sociedad. De esta manera plantearon nuevas normas y leyes en su Parlamento que permitían desarrollar acciones para su beneficio propio sin que fueran consideradas actos delictivos y algunas también para mantener contentos a los “bobos” y a los menos “listos” del país.

Por fin, todo volvió a su cauce, a la normalidad establecida por los “listos” y aceptada por los “bobos”.

.

¿Quieres cambiar el final de este cuento? Anímate a ponerle un final diferente a través de los comentarios a este post.

¿Te animas a contarnos un cuento para las noches de verano? Contacta con nosotros y participa como colaborador de Sinergia Insular.

.