El cambio climático y otros cuentos chinos

El pasado viernes, 20 de enero de 2017, Donald Trump se convirtió en el Presidente número 45 de los EEUU. Ese país, y quizás el mundo, estará gobernado durante los próximos años por una persona que definió en el año 2012 el calentamiento global como un concepto inventado por los chinos para lograr que la industria norteamericana dejara de ser competitiva” y en consecuencia, ha nombrado a Scott Pruitt, un escéptico del cambio climático, como Director de la Agencia de Medio Ambiente (EPA).

captura-de-pantalla-2017-01-23-a-las-16-24-00

Pero, y si buscamos un poco más cerca de casa ¿no encontraremos algún escéptico de este problema mundial? ¿Qué hace España para mitigar los efectos del cambio climático? ¿Qué hace Canarias? ¿Qué hacemos cada uno de nosotr@s? ¿exigimos a las administraciones, a las empresas, al vecino, a nosotros mismos…, o simplemente nos quejamos en las redes sociales?

En palabras de Polly Toynbee (columnista en The Guardian) en su artículo Climate change will affect all of us. So why the lack of urgency?el problema con el cambio climático, como cuestión política, es que es demasiado grande para ser entendido, está demasiado presente. […] El planeta se está calentando rápidamente pero no lo suficiente como para saciar el hambre de 24 horas de noticias en el que vivimos. […] El cambio climático es el ruido de fondo, el sonido suave de un trueno lejano.

[…] Pero no es fácil. Asumir la fatalidad, la gente se desespera, se encoge de hombros y solo espera que nada terrible ocurre en sus propias vidas. O esperan ingeniosos científicos e ingenieros que nos salvarán a tiempo. El territorio sumergido de Bangladesh o el cómo desaparecen islas del Océano Pacífico bajo las olas está muy lejos. […] Algunos se aferran a la comodidad de la negación del cambio climático.

molinos

La mayor parte de las personas vivimos solventando el día a día de nuestros “verdaderos problemas“, el paro, la hipoteca, los hij@s, la sanidad, la corrupción política, el resultado de mi equipo de fútbol, conseguir más seguidores en mi canal de youtube, que se permita construir nuevos hoteles en Canarias para recibir más turistas,… quedando las preocupaciones por el “futuro cambio climático” para cuando lleguen esos problemas

captura-de-pantalla-2017-01-19-a-las-20-53-08

La tormenta de noticias sobre los efectos del cambio climático ya está encima de nosotros y podemos seguir pensando que es un “cuento chino” o prepararnos para los cambios sociales, económicos y medioambientales que ya se están dando en otras regiones.

A continuación compartimos algunas de estas reales y tristes noticias sobre los efectos del cambio climático:

.

OTROS CUENTOS CHINOS:

–> El Peak-Oil. El agotamiento del petróleo. La gran mayoría de la producción mundial de petróleo ya ha alcanzado su punto máximo y ahora está en declive.

  • Se preparan para el accidente petrolero, alimentario y financiero de 2018. El 80% del petróleo mundial ha alcanzado un pico, y la crisis del petróleo resultante aplanará la economía. Brace for the oil, food and financial crash of 2018. 80% of the world’s oil has peaked, and the resulting oil crunch will flatten the economy by Nafeez Ahmed.

Y cuando se agote el petróleo… ¿de dónde obtendremos todos los productos que actualmente se elaboran de él? ¿Las energías alternativas (solar y eólica entre otras) pueden sustituir a los combustibles fósiles en la industria turística que sostiene nuestro país? ¿Cuántos turistas vienen a Canarias en medios de transporte abastecidos por energías limpias?

.

–> La Sobrepoblación del Planeta. En el 2050 seremos, aproximadamente, 10.000 millones de habitantes en La Tierra. La demanda de alimentos, agua, energía y otros recursos seguirá en aumento ¿Será capaz de asumirlo el Planeta? ¿Cómo gestionar la contaminación de las ciudades?

 

–> El Colapso. Carlos Taibo lo define como “es un proceso, o un momento, del que se derivan varias consecuencias delicadas: cambios sustanciales, e irreversibles, en muchas relaciones, profundas alteraciones en lo que se refiere a la satisfacción de las necesidades básicas, reducciones significativas en el tamaño de la población humana, una general pérdida de complejidad en todos los ámbitos —acompañada de una creciente fragmentación y de un retroceso de los flujos centralizadores—, la desaparición de las instituciones previamente existentes y, en fin, la quiebra de las ideologías legitimadoras, y de muchos de los mecanismos de comunicación, del orden antecesor“. Recomendamos leer “Sobre el colapso” en La revista 15/15\15.

Captura de pantalla 2017-01-20 a las 0.16.47.png

.

… y surgen las ALTERNATIVAS que nos dan algunas ESPERANZAS:

.

COMENTA este post.

Nos gustaría conocer tu opinión sobre estos “cuentos chinos”, ¿consideras que son apocalípticos, profecías que no se cumplirán?

¿Nos ayudas a proponer alternativas para el autoabastecimiento de agua, energía, alimentos…?

¿Crees que hacemos lo suficiente quejándonos en las redes sociales y compartiendo noticias de refugiados ahogándose en el Mediterráneo, de personas muriéndose de frío por no poder pagar el recibo de la luz, de la pérdida de la biodiversidad en el Planeta…?

 ¡Gracias por tus comentarios!

¿Cómo cabrear a un cliente insatisfecho?

¿Es fácil enfadar a un cliente? ¿Cómo se consigue que un señor que ha entrado en nuestra tienda nos ponga a “caer de un burro” en las redes sociales? ¿Cómo lograr que destine parte de su tiempo libre a escribir mal sobre nosotros? Hoy os lo voy a explicar con un caso real para que lo tengáis claro.

Los clientes, por norma general, no somos malas personas, lo que queremos es que la empresa con la que contactamos cumpla nuestras expectativas o como mínimo lo que ha acordado con nosotros, pero a veces, sucede, que el servicio es peor de lo esperado y el cliente se queja, si estamos ante profesionales consiguen solventar el problema o por lo menos contentar al cliente de otro modo o hacerle entender lo que sucede.
¿Qué ocurre en otros casos? Cuando la persona que tienes delante no sabe gestionar una queja y trata mal al cliente o intenta engañarlo, éste se puede cabrear y termina diciendo cosas en Facebook muy feas.

descarga
El 30 de junio acudí enfadado a la oficina de mi compañía de seguros, había notificado un incidente y tras acudir el perito me comunicaron que el seguro no cubría ese desperfecto aunque, cuando firme la póliza, la señora que me atendió me ofreció y acepté a pagar un plus para que cubriera esa serie de siniestros. ¿Qué ocurre?. Os voy a contar una cosa preciosa que aprendí ese día:
Según el artículo 8 de la Ley de Contrato de Seguro 50/1980 si el contenido de la póliza difiere de las cláusulas acordadas, el tomador podrá reclamar a la Entidad Aseguradora en el plazo de un mes a contar desde la entrega de la póliza para que subsane la divergencia existente. Transcurrido dicho plazo sin efectuar reclamación, se estará expuesto a lo dispuesto en la póliza.
Con otras palabras… Si el señor de la aseguradora te dice que contrates ese seguro que te cubre tu casa y todo lo que hay en su interior, que es super-completa y que te incluye hasta el robo del móvil en la calle mientras sea en tu ciudad y te lo da  y tu confías en su palabra y lo firmas y cuando llegas a casa, creyendo en su buen hacer como profesional, no revisas la póliza ¡Te han timado! Y lo peor es que la aseguradora tiene la justicia de su parte.
Total que ese día me quejé de que no cumplían lo que me habían dicho verbalmente y al no darme solución decidí darme de baja del seguro, a lo cual, la señora que me atendió me contestó que tampoco podía darme de baja, tenía que mandarle una carta, 30 días justos antes de que cumpliera la póliza para poder hacerlo o me cargarían el siguiente recibo.
Cliente insatisfecho a cliente enfadado.
-¿De verdad? ¿Puede darme la hoja de reclamaciones? –contesté yo.
Y aquí viene la parte en que consigues que el cliente enfadado se ponga furioso y termine escribiendo en las redes sociales o incluso un post como es el caso.

La cantidad de excusas que me puso la señora para no darme la hoja de reclamaciones fue variada: primero que eran más de las dos y que iba a cerrar, después que no tenía, luego culpó a la chica que ocupaba antes su puesto, intentó darme un hoja de quejas interna y yo me negué diciendo que quería la oficial… Tras tenerme 10 minutos cabreado le comunico que voy a llamar a la policía para que den parte de su negativa a entregarme la hoja de reclamaciones.
La cara de la empleada cambió y esas hojas que no existían aparecieron y las puso sobre la mesa.
Mi cara fue un poema… De cliente cabreado a cliente rabioso.
– ¿No decía que no tenía? –le pregunté.
A lo cual, ella, como si yo no hubiera escuchado todas las negativas que me había dado en los últimos diez minutos, me contestó.
Yo nunca me he negado a entregarle una Hoja de Reclamaciones, me habrá usted entendido mal.

¡Así se consigue que un cliente insatisfecho se enfade de verdad!

Como en otras ocasiones, digo el pecado pero no el pecador, si alguien quiere que aclare que no es su aseguradora escribe un comentario en el post y haré las aclaraciones pertinentes.

Para más información sobre la obligación de tener hojas de reclamaciones y el modo de proceder si se niegan a dártela leer el post publicado en mi página web:
¿Qué establecimientos están obligados a tener hoja de reclamación en canarias?.

Ismael Lozano Latorre
Consultor de Calidad y Medio Ambiente
www.ismaellozanolatorre.com