Yo quiero plástico cero

Agüita con plástico es lo que nos encontramos al nadar, navegar, pescar…al pasear por las playas donde antes dejábamos nuestras huellas en la arena, arena que ya no es solo arena, sino plástico. Está asfixiando, enredando, matando a más de 370 especies de fauna, está en todo lo que nos rodea desvirtuando y contaminando paisajes únicos sólo con su mera presencia. Se viste de inocencia con su brillantes colores y sus vertiginosas formas, escondiendo así, el peligro que supone para nuestra salud, para nuestro entorno, para todos.

Imagen Plástico cero

La campaña Plástico Cero nace en el 2009, brotando de la necesidad de derrocar al plástico prescindible de su trono de material inquebrantable, duradero y barato. Para ello, muchas personas estamos trabajando en una campaña que busca informar a la población de la grave situación mundial de los desechos plásticos, encontrar alternativas e implicar a todas las personas en la búsqueda de soluciones que no son tan imposibles y que pueden estar al alcance de nuestra mano.

Uno de los pasos de nuestra campaña es hacernos escuchar en todos los rincones de la mano de las redes sociales, una vía poderosa para que nuestro mensaje, al igual que el problema de los desechos plásticos, no tenga fronteras.

La página de Facebook y Twitter de nuestra campaña: “Agüita con el plástico” cumple esta función. Para poner altavoz a nuestra campaña, hemos iniciado un reto fácil, dinámico y divertido.

Sólo hay que grabar un vídeo en el que hagas llegar el mensaje “YO QUIERO PLÁSTICO CERO” (#yoquieroplásticocero), como los que puedes ver en nuestras páginas, compartirlo en nuestro muro y ya nosotros nos encargamos de su publicación, cuantos más “Me gusta” consigas más posibilidades tienes de obtener nuestra recompensa (sin plástico, por supuesto).

¡Mírate los vídeos que ya tenemos en nuestro evento en Facebook!

No solo te retamos a difundir nuestro mensaje, sino a unirte al cambio, reduciendo tu consumo de plástico. Hagamos juntos que la única huella que dejemos en el planeta sea la nuestra al caminar.

Plástico cero Marila

Marila S. Mederos. Licenciada en Ciencias Ambientales.

Oficina de la Reserva de la Biosfera de lanzarote. Cabildo de Lanzarote

marila.bsmederos@gmail.com

 .

La Analítica digital y la Empresa

Cuando Juan Cazorla me invitó a escribir sobre un tema que pudiera interesar a los lectores de Sinergia Insular, me di cuenta que un tema sobre los que debía escribir, era sobre una herramienta de gestión de negocio poco conocida y peor utilizada. La Analítica Digital.

En un momento como el actual en el que los pequeños negocios familiares, los trabajadores autónomos y empresas aún lo están pasando mal, era necesario aportar un granito de arena a esta Sinergia Insular, porque compartir conocimiento nos enriquece a todos. . EL MOMENTO Vivimos un momento en el que se ha generalizado el uso de internet como fuente de información. Hasta hace unos años, el cliente acudía al local de negocio buscando aquello que necesitaba. Allí le atendían, hablaban con él y descubrían cuáles eran sus necesidades. Pero eso ha cambiado. Ahora, el primer contacto de un cliente con un negocio se realiza en el medio digital, ya no hay posibilidad de preguntarle qué desea. El cliente visita nuestra web desde su Smartphone y en ese momento decide si le interesamos o no. La experiencia de compra del cliente comienza en la web.

Equipos de acceso a Internet

Fuente: Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC).

Los cambios exigen que nos adaptemos y la empresa ha de adaptarse si quiere estar presente en las elecciones de los clientes. La inversión y gasto en Internet se ha hecho imprescindible. Pero si bien invertir en una página web, mantener activas las redes sociales, hacer publicidad en los buscadores, display, landing page, etc., se hace necesario para cualquier negocio, igual de necesario es medir su rentabilidad en el medio digital. ¿Cómo lo hacemos? . ANALÍTICA DIGITAL Lo primero que debe hacer cualquier negocio, sea grande o pequeño, es preguntarse qué quiere conseguir en el medio digital y cómo lo va a hacer. Es decir, definir sus objetivos y su estrategia digital. Establecidos los objetivos de negocio digital (pueden o no coincidir con los objetivos de negocio offline), debe elegir algunas herramientas de analítica digital para medir la actividad de sus clientes en su web y redes sociales. Después, es imprescindible adaptar estas herramientas a sus objetivos de negocio para disponer sólo de los datos útiles que te ayuden a tomar decisiones accionables de negocio y no padecer un Síndrome de Diógenes de los datos.

Cuando hemos comprobado que los datos se recogen correctamente, llega el momento de la extracción de datos, este es un proceso sencillo que nos permite saber cuántas personas nos visitan en la web, cuantas han comprado, qué paginas han visto, cuánto tiempo han estado… La extracción de datos nos dice que ha pasado, pero eso, como responsable de un negocio ya lo sabes. Ya conoces si el negocio ha ido bien o no. Los datos no se deben usar para eso. Los datos de las herramientas de analítica digital deben servir para ir más allá, descubrir el porqué de lo que ha pasado. Porqué el cliente no ha cumplido con nuestro objetivo de negocio, qué problemas ha encontrado o qué era lo que buscaba exactamente. Porqué no está funcionando tu publicidad o tus campañas. ¿Cuánto estás dejando de ganar por no saber lo que los datos te dicen?

El conocimiento que obtienes analizando tu web te permite tomar decisiones de negocio reduciendo la incertidumbre porque te apoyas en datos y por tanto reduces el riesgo al error. Errores que, con los ajustados márgenes que exige el nuevo mercado, nadie se puede permitir.

La evolución se da y no sólo en la naturaleza.

Las empresas han evolucionado también.

Evolución de la Economía

Evolución de la Economía. Fuente Gorey y Dorat (1996) y Bueno (1999).

En la Era Agrícola la mano de obra era esencial para que se generara producción a partir de la tierra, por eso era imprescindible contar con estos dos elementos en cualquier proyecto de negocio, y no era necesario tener grandes conocimientos técnicos.

El crecimiento de la población y la concentración de la tierra en pocas manos hicieron que los productos escasearan y que cada vez su precio fuera mayor. Se hacía necesario introducir nuevas técnicas y maquinaria para aumentar la producción y así poder atender la demanda.

Llegamos así a la Era Industrial en la que el capital es el elemento imprescindible para financiar la maquinaria tan necesaria para la producción a gran escala. Se reduce el uso de la mano de obra porque es sustituida por máquinas y se pone en valor el conocimiento.

El presente es la Era del Conocimiento, el momento de usar el conocimiento en tu estrategia de negocio.

.

Sara BritoSara Brito. Economista, Consultora de Estrategia Digital de Negocio y Analista Digital.

–> CONTACTA con Sara en:   TW @masdatosweb    LK Sara Brito

. .