El lenguaje crea realidad

Hace poco leí sobre los círculos virtuosos expansivos y me llamó la atención comprobar que el futuro puede condicionar el presente y servir como impulsor de la acción humana para recrear ese futuro. Puesto que el futuro conforma el presente, éste nos lleva a su vez al futuro que hemos recreado en nuestra mente. Ese es el círculo.

Si mi expectativa es de éxito, sembraré éxito. Si mi expectativa es de fracaso, sembraré fracaso. Se ha investigado sobre el poder de las expectativas negativas para generar círculos viciosos; como aporta el acervo popular: “a perro flaco todo son pulgas”, o “siembra vientos y recogerás tempestades”. Pero las expectativas también se pueden formular como enunciados positivos. Por ejemplo: “tratadme como alguien excepcional y lo seré”. Mediante las expectativas positivas se pueden generar de manera deliberada círculos virtuosos expansivos y tener esperanza.

Las personas podemos elegir aquello en lo que centramos nuestra atención, y aquello en lo que nos centramos, crece porque es donde estamos poniendo la energía. Energy flows where attention goes. Si andamos por la vida buscando problemas o deficiencias, los vamos a hallar. Contrariamente, si vamos buscando fortalezas o potencialidades, aquello que funciona, también lo vamos a encontrar.

Las personas deberían ser producto de la mente afirmativa. Boris Cyrulnik, uno de los padres de la resiliencia, afirma que la capacidad de dar y recibir afecto es la verdadera fuente de la resiliencia. Saber amar, cooperar y compartir; en definitiva, saber tejer vida mediante sólidas y significativas relaciones o construir lazos invisibles de calidez, es el principal factor que promueve la resiliencia.

Cyrulnik nos aconseja que tejamos campos energéticos positivos a nuestro alrededor, generando expectativas positivas de un futuro mejor. Las palabras crean nuestro mundo. La realidad y la identidad se construyen a través de las conversaciones. Buda decía que las palabras tiene el poder de destruir y de ayudar. Cuando las palabras son amables, pueden cambiar nuestro mundo. Si las palabras no son amables pueden hundir a cualquiera.

En este post os propongo generar vocabularios tejidos en la esperanza y el potencial de las personas, con expectativas positivas que recreen los círculos virtuosos expansivos.

 

¿Quién empieza una cadena de gestos amables este verano?

Miriam Fisas
Coach certificada por ICF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s