La educación como eje vertebrador en la recuperación del patrimonio

Formar parte de un equipo que trabaja por la educación es un reto que pervive en mi memoria desde que era niña. Pasar de sentar a mis niños/as imaginarios detrás de una mesa a tener niños y niñas de verdad es un logro conseguido, principalmente porque ellos son la razón del trabajo de mi día a día.

Ruta pedagógica para el profesorado. Zonzamas. Con Senderismo Lanzarote

Mi experiencia es gratificante, enriquecedora y también extenuante. Mantener unos principios de trabajo, una filosofía determinada, conlleva un desgaste físico y emocional importante. Tengo a mi alrededor gente que ama esta profesión y que tratamos de llevar una línea de trabajo conjunta, consensuada y unificada.
.
Considero que los contenidos que presentamos a nuestros alumnos/as deben ser atractivos, divertidos, vivenciales. No basta con partir de un currículo establecido. Partir de lo cercano y de nuestra propia cultura enriquece el aprendizaje y la asimilación de los contenidos del currículo. Por qué no partir de nuestro propio acervo cultural para enlazar los contenidos que nos vienen impuestos. Nuestro patrimonio nos ofrece multitud de experiencias y conocimientos, así como un amplio abanico de posibilidades para investigar.
.
Todo lo que uno aprende a aprender, lo aprende partiendo de su propia cultura. Es fundamental, pues, concienciarse de la pertenencia a la propia cultura y reconocer sus peculiaridades y características para, a partir de aquí, poder percibir analogías, diferencias y relaciones entre su cultura y la cultura ajena” (Becher, citado por Esteves Dos Santos Costa, 1988: 197).
.
Partiendo de un enfoque interdisciplinar se puede abordar el patrimonio desde todas las áreas del currículo para adquirir e interiorizar su comprensión integral. De esta manera promovemos la reflexión. El valor del patrimonio cultural es un recurso educativo que permite la participación de toda la comunidad educativa, ya que se implica a las familias en la cadena de transmisión para su mejora y conservación. La labor de difusión viene complementada por un análisis profundo de la realidad que nos rodea con la finalidad de preservar, proteger, recuperar, dar a conocer, en definitiva.
.
Promovemos el desarrollo de proyectos cuyo eje principal son los contenidos canarios. No celebramos el Día de Canarias el 30 de mayo, lo hacemos durante todo el curso. Los contenidos de cada proyecto se enlazan con los contenidos del currículo. Ejemplos de algunos de nuestros proyectos son:
.
– “El arcón de mi abuela”. Con este proyecto pretendíamos recuperar la conciencia de nuestra propia identidad con las vestimentas que caracterizaban a la población de los siglos XVIII y XIX. A través del trabajo cooperativo en talleres con las familias y dotando al centro de los recursos necesarios, logramos que la mayoría del alumnado tuviese su propia vestimenta confeccionada en casa, dejando a un lado ese concepto que se viene imponiendo desde hace varios años atrás: ¿disfrazarse o ataviarse? Definitivamente, los alumnos/as vinieron ataviados con la vestimenta adecuada, dejando a un lado los elementos de adorno que alguien, con carácter mercantilista, en algún momento inventó.
.
– “Trillando en la era”. A través de este proyecto pretendíamos recuperar la tradición ya perdida casi en su totalidad de trillar con los elementos tradicionales. Un engranaje de contenidos y elementos de carácter rural complementaron este proyecto, promoviendo el desarrollo sostenible y la recuperación del patrimonio cultural. Este monográfico dedicado a la era y a la trilla no solo sirvió para dar a conocer este proceso de nuestra cultura rural, sino la propia vivencia de los alumnos/as que experimentaron las sensaciones que aún recuerdo de niña cuando mi abuelo nos llevaba a la era y saltábamos sobre el grano.
.
– “De la lava al burgao”. Complejo proyecto en el que se implicó todo el claustro. Cada nivel escogió un elemento del patrimonio natural y cultural, a partir del cual se engranó todo el aprendizaje y se puso en marcha la maquinaria. Desde figuras ilustres de nuestra isla hasta artesanía, flora y fauna, volcanes, etc., abarcando elementos desde las partes más altas de nuestra isla hasta la misma costa.
.
– “Un paseo por la aldea Ajei”. Este proyecto iba dirigido al profesorado, con la finalidad de dar a conocer nuestro entorno a través de una serie de rutas didácticas guiadas, conociendo los espacios más importantes: sitios arqueológicos, áreas protegidas, etc. De esta manera podríamos acercarnos más al alumnado, así como incentivar la sensibilización del profesorado hacia estas experiencias, de forma que con la preparación de materiales y recursos didácticos los maestros/as promuevan la conservación del patrimonio y mejore la percepción del propio entorno. No se ama lo que no se conoce. A largo plazo, desarrollaría el interés por el medio y por los valores culturales de la sociedad del pasado.
.
Actividades escolares relacionadas con el Patrimonio en el CEIP El Quintero (Imagen: Luz Mª Duque)
.
Podría continuar con muchos más proyectos que se han desarrollado en el centro, complementados con una serie de visitas educativas que permiten avanzar en el conocimiento y profundizar en nuestro patrimonio, material o inmaterial. La transmisión de valores estimula indudablemente el aprecio de nuestro patrimonio, poniendo en valor el respeto hacia aquello que se conserva o que pretendemos recuperar.
.
La tarea de enseñar y de transmitir aquello por lo que sentimos pasión es alentadora, principalmente porque a cada paso que se da se descubre un nuevo aliciente, algo nuevo con lo que estimular el deseo de aprender y el deseo de enseñar. Descubrir las posibilidades de esta tierra, de los símbolos de nuestra identidad nos abre el camino de un sinfín de experiencias enriquecedoras.
.
Se ha de tener en cuenta que el patrimonio, una vez que se destruye, no puede ser reconstruido. Por eso, considero que nuestra labor docente es fundamental en la transmisión de conocimientos, en la construcción del aprendizaje.
.
El patrimonio no es eterno y es irreemplazable. Entender y comprender el valor del mismo suponer diseñar actividades y estrategias en beneficio de su consolidación y divulgación. El enriquecimiento que supone este tipo de procedimientos nos permite construir un escenario que ofrece múltiples y variadas actividades encaminadas a conocer por qué existimos y por qué estamos donde estamos.
.
Tenemos una responsabilidad: recuperar el patrimonio es recuperar nuestra memoria histórica.
.
.
Luz Mª Duque Dorta
C.E.I.P. El Quintero

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s