Fiscalidad ambiental

índiceddDesde el pasado miércoles 13 de noviembre y hasta mañana sábado 16 de noviembre, se está celebrando en el Parque Ramírez Cerdá de la capital Lanzaroteña la II Muestra Medioambiental, versando esta vez sobre consumo ético y responsable. En Sinergia Insular  hemos aprovechado su celebración para la tratarlo como tema del mes y desde la perspectiva fiscal y contable he preparado un post sobre la fiscalidad medioambiental en España.

La fiscalidad ambiental comprende un conjunto de instrumentos económicos  para proteger el medio ambiente que se caracteriza por la utilización del sistema fiscal como medio para incentivar el cambio de actitudes de los agentes económicos, para reducir el impacto negativo que determinadas prácticas industriales y productivas producen en el medio ambiente.

Esta fiscalidad supone el pago de tasas, impuestos y contribuciones especiales medioambientales que consisten en la redistribución de la carga fiscal penalizando, de forma directa, los comportamientos y actuaciones más perniciosas con el entorno natural y favoreciendo indirectamente aquellos que resulten beneficiosas para el avance hacia nuestras prácticas y fórmulas de desarrollo sostenible. Los impuestos ambientales reducen la contaminación y tienen beneficios económicos porque disminuyen los gastos.

La fiscalidad verde se basa en el principio de “quien contamina, paga” consiguiendo una mayor responsabilidad ecológica de las empresas. Estas políticas de protección ambiental han aparecido como consecuencia de los problemas derivados de la contaminación del medio natural, teniendo como finalidad que los costes de la protección del medio ambiente, que son sufragados por el conjunto de la sociedad, recaigan directamente sobre aquellos que los originan, sean empresas o consumidores finales (el pago de las bolsas de compra, debe promover el uso consciente de estos productos).

índice

España es uno de los países de la Unión Europea con menos impuestos medioambientales, pero en los últimos años se han ido creando, algunos tributos ambientales (tasas de basura, impuestos energéticos sobre carburantes, transporte, ecotasas) sobre aquellas actividades, productos o servicios que resultan perjudiciales para el medio ambiente.

Estos impuestos medioambientales o impuestos verdes gravan determinados productos en función de su impacto en el medio ambiente. Estos impuestos son los siguientes:

– Impuestos sobre hidrocarburos (se a aplica a la gasolina, el gas, el biodiésel y el bioetanol). En función del tipo de combustible se determina el gravamen concreto al que está sujeto y que viene determinado por su impacto ambiental

– Impuesto sobre la electricidad. Este impuesto grava la fabricación de energía eléctrica.

– Impuesto sobre ventas minoristas de determinados hidrocarburos (IVMH)

– Impuesto especial sobre determinados medios de transporte (IMT). Es el llamado impuesto de matriculación que grava la primera matriculación de un coche en España.

– Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM). Se trata del impuesto de circulación o rodaje que es gestionado por los ayuntamientos y se paga anualmente.

– Impuesto sobre la electricidad. Este impuesto grava la fabricación de energía eléctrica.

– Canon de control de vertidos. Está dirigido a los vertidos al dominio público hidráulico.

– En el caso de Canarias, tenemos el Impuesto Especial sobre combustibles derivados del petróleo, el Impuesto sobre el impacto medioambiental causado por determinadas actividades y por los grandes establecimientos comerciales.

Por último, decir que se pueden obtener deducciones que oscilan entre el 15 y 100 por cien de las inversiones de protección ambiental que las empresas realicen y esto puedo suponer hasta un 50% de ahorro del impuesto.

En el ámbito del Impuesto sobre de Renta de las Personas Físicas la Comunidad de Canarias, establece una deducción autonómica por donaciones con finalidad ecológica efectuadas a entidades cuya finalidad sea la defensa y conservación del medio ambiente.

Deducciones_inversion en_medio_ambiente

La ley del Impuesto sobre Sociedades también establece un incentivo fiscal para todas aquellas empresas que acometan determinadas inversiones destinadas a la protección del medio ambiente. Dentro de estas inversiones tienen cabida, por ejemplo, las destinadas a evitar la contaminación atmosférica procedente de instalaciones industriales, la contaminación de las aguas o la gestión de residuos industriales.

Nicolas Núñez Palacios

Área de Fiscalidad y Contabilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s