Cuento para las noches de verano

Nada es corrupción en el país de los corruptos.

20130805-232415.jpg

Había una vez un país en democracia conformado por personas listas pero también por personas bobas, donde las acciones de sus representantes políticos en el Gobierno de la nación, de la oposición, de gobiernos autonómicos, cabildos insulares, ayuntamientos, miembros de la Casa Real, de la Confederación de empresarios, de empresas públicas, tesoreros de partidos políticos, jueces y banqueros, …, ilustraban las noticias de los medios de comunicación con los grandes logros que se hacían con el uso del dinero público de ese país. Estos logros sólo estaban a la altura de los “listos”, los que sabían moverse en una telaraña de normas y leyes creadas por ellos mismos.

A los “bobos” se les mantenía al margen del hacer y deshacer de los “listos”, pero gobernaban juntos, incluso muchas veces si no podían gobernar accedían con todos sus méritos a ser asesores, directores generales u otros cargos de confianza de los “listos”, lo que les garantizaba un buen salario y la posibilidad de ocupar una vacante entre los “listos”.

Físicamente no se podían diferenciar “listos” de “bobos”, quizás la principal diferencia era que estos últimos no preguntaban mucho por los sobres que se repartían en su partido, ni por los regalos que los “listos” recibían de empresas privadas, ni por las subvenciones públicas que recibían las empresas de las familias de los “listos”, ni por los sueldos vitalicios otorgados a los presidentes de las comunidades, ni por otros tantos beneficios que tenían los “listos” frente a los “bobos”. Simplemente eran “bobos”, sabían como funcionaban las cosas y aspiraban a no perder su privilegiado estatus y a ocupar, algún día, una plaza entre los “listos”.

Tanto los “listos” como los “bobos” no conocían otra forma de gobernar el país, así que gestionaban el dinero público (impuestos, subvenciones, etc.) siempre en beneficio de los “listos”, de sus empresas, de sus familias, de sus partidos políticos… Pero llegó el día en que el dinero público que se recaudaba ya no era suficiente para todos los “listos” y “bobos” del país y empezaron a quejarse aquellos que menos recibían incluyendo alguno de los “bobos”.

Las denuncias, los insultos y las descalificaciones se propagaban por todo el país, incluso entre compañeros de partido que habían gobernado juntos y que ahora se encontraban en partidos políticos diferentes. Lo que antes se consideraban actos normales, ahora se exponían como actos delictivos. Los sobres, regalos y subvenciones que antes recibían los “listos” eran ahora considerados como acciones corruptas.

Los “bobos” ahora se manifestaban y exigían algunos cambios en la gestión del dinero público, pero también temían que se originaran grandes cambios y que ya nada fuera igual. Esas eran las dudas, los miedos y temores de los “bobos”.

Afortunadamente, los más listos de los “listos” pronto se dieron cuenta que la definición de corrupción también la podían cambiar ellos, e incluso plantear leyes que les permitieran, a pesar de sus acciones corruptas, ser considerados salvadores del país por el resto de la sociedad. De esta manera plantearon nuevas normas y leyes en su Parlamento que permitían desarrollar acciones para su beneficio propio sin que fueran consideradas actos delictivos y algunas también para mantener contentos a los “bobos” y a los menos “listos” del país.

Por fin, todo volvió a su cauce, a la normalidad establecida por los “listos” y aceptada por los “bobos”.

.

¿Quieres cambiar el final de este cuento? Anímate a ponerle un final diferente a través de los comentarios a este post.

¿Te animas a contarnos un cuento para las noches de verano? Contacta con nosotros y participa como colaborador de Sinergia Insular.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s