Equipo Productivo, Equipo Ganador – 2ª parte

Seguimos analizando los distintos niveles de rendimiento que puedes encontrar en tu equipo.  El lunes vimos las características de los “problemáticos” y de “los que se escaquean”, y ofrecí algunos consejos a los jefes que quieren aumentar la productividad en este tipo de trabajadores.

Hoy analizaremos los dos casos que quedan: los “caballos de tiro” (contribución real alta, contribución potencial baja) y los “triunfadores” (contribución real alta, contribución potencial alta).

Empecemos pues.

Caso José Luis:

plow horseJosé Luis es un buen trabajador.  Su jefe está contento con él porque siempre le da lo que le pide. Nunca protesta y es un trabajador leal.  Lo que su jefe no sabe es si José Luis podría dar más porque nunca hace alusiones a que le dé más responsabilidad o a que lo ascienda.  Así que José Luis trabaja mucho.  La única dificultad que su jefe tiene es que cada vez que se encuentra con una dificultad, José Luis no pide ayuda, se bloquea y espera a que el jefe lo resuelva. Las personas como José Luis no tienen mucha imaginación y les gustan las tareas que no requieran creatividad, más bien que sean repetitivas y con un nivel de responsabilidad adecuado.  No llevan bien que les pidas más tareas.   Si en tu equipo hay personas como José Luis y te gustaría “exprimirlas” un poco más y desafiarlas con tareas y responsabilidades de mayor complejidad,  haz lo siguiente:

  1. Mantén una reunión con José Luis y pregúntale en qué está trabajando y qué dificultades está encontrando.  Tu misión consiste en que José Luis se sienta cómodo resolviendo problemas y valiente a la hora de tomar decisiones, cosa que le cuesta.  Para ello, acompáñale inicialmente en este proceso y, evitando la tentación de resolver tú sus problemas, pregúntale qué plan tiene y qué le parece dicho plan. No te contestes con solo una opción para resolver su situación.  Pídele por lo menos dos opciones, si son tres, mejor.
  2. La tendencia natural de alguien como José Luis es rehuir la toma de decisiones, así que intentará, probablemente de forma inconsciente, devolverte la pelota.  No lo permitas.  Insiste en que sea él el que resuelva su papeleta.  Tú quieres en tu equipo a personas responsables y autónomas.
  3. Ocúpate de que reciba formación en toma de decisiones y resolución de problemas.  Como es un trabajador voluntarioso y leal, estará agradecido de que la empresa pague para capacitarle más.  Devolverá ese gesto trabajando horas extras y optimizando mejor el tiempo.  Se sentirá en deuda con la empresa.  Recuerda, son  trabajadores leales.

Casos David y Laura:

rising starDavid y Laura son como los alumnos 10.  Son trabajadores, inteligentes, triunfadores y definitivamente quieren escalar posiciones dentro de la empresa.  Esperan ser promocionados a corto o medio plazo.  Son los diamantes del equipo, con poco esfuerzo logran resultados increíbles, además traen valor a la empresa; ya sea su propia red de contactos, formación complementaria, conocimiento y know-how.  Son muy valiosos para la empresa.

Uno de los inconvenientes es que para el resto de los compañeros estar en el mismo equipo con los triunfadores puede ser en ocasiones agobiante, puesto que pueden pecar de arrogantes o prepotentes.  Como jefe, esto te traerá ciertos problemas de interrelación personal que pondrán a prueba tu habilidad para gestionar conflictos.

Hay algo más que debes tener en cuenta acerca de los triunfadores y es que puede que se quemen.  Me explico: si tuvieras que delegar un proyecto importante a alguien del equipo y necesitaras resultados impecables, ¿a quién se lo pedirías? Seguramente a David o a Laura.  Es fácil que por “impresionar” ellos acepten el encargo gustosos.  Pero el precio a pagar es que si les sobrecargas con proyectos extras demasiado exigentes, pueden llegar a quemarse y  marcharse de la empresa, y esto es lo último que deseas.  Así que debes tener en cuenta varias cosas:

  1. Hazles un plan de carrera, consensuado con ellos.  Incluye en el mismo un calendario de ascensos y detalle de los cargos que ocuparían en el futuro.
  2. Dales proyectos que les desafíen, pero vigila que no se quemen.
  3. Asegúrate de que en vez de “pasar por encima” de sus compañeros de equipos, les hagan de mentores o “padrinos”.  Todos los miembros del equipo deben ir a una y lograr los objetivos de la empresa, departamento o equipo.

Como habrás comprobado supervisar a personas que rinden a diferentes niveles no es tarea fácil y requiere que el jefe tenga la capacidad de observar conductas, sus elecciones, decisiones que toman y cursos de acción de cada uno de los miembros del equipo.  Todo ello es importante para conseguir llevar a la empresa, departamento o equipo que lideras a buen puerto.

¿Te ves liberando el potencial de tu equipo?

Miriam Fisas

La Coach de Lanzarote

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s