¿Por qué adaptarnos al cambio de otro en lugar de provocarlo?

No se vosotros pero yo ya estoy cansada de escuchar como coletilla de toda conversación la palabra “crisis”. Estamos atravesando un ciclo de dificultades, si bien, toda crisis implica un cambio y todo cambio supone una oportunidad. Y de eso debemos concienciarnos en el contexto que nos ha tocado vivir en la actualidad. Hace unos años era impensable creer que una persona individual o un pequeño grupo podía marcar una diferencia y destacar poniéndose a la altura de una gran empresa, de una gran marca. A día de hoy Internet nos permite acceder a toda la información que podamos necesitar. Nos ayuda a descubrir, investigar, nos ofrece una oportunidad magnifica para estar informados, asesorados, para poder demandar, exigir y crear.

oportunidad, cambio, La palabra crisis viene del griego crisis (krisis) y este del verbo krinein (krinein) que significa separar, juzgar o decidir. El Diccionario atribuye a esta palabra el significado de un cambio brusco -para bien o para mal- en el curso de una enfermedad o de procesos físicos, históricos o espirituales. Se aplica también a los momentos decisivos de situaciones graves o de repercusiones importantes.

Crisis es algo que se rompe y por esta razón es necesario analizarlo. La crisis nos obliga a pensar, a razonar y reflexionar de forma adecuada para poder emitir un juicio, a analizar una situación. Y en muchas ocasiones esos momentos de crisis y reflexión provocan una reacción, un cambio de mentalidad y una firme decisión de trazar y seguir el camino de nuestra pasión. Lo que pasa es que la mayoría de las personas desconocen lo que les apasiona verdaderamente.

¿Y cuando se produce ese “click” , ese cambio de mentalidad? Pues normalmente nos ocurre cuando a raíz de algún acontecimiento, ya sea por una conversación con un amigo, un mentor, por un curso o por una circunstancia al azar, de repente descubres lo que te apasiona y que además eres bueno y tienes dones para hacerlo. Es en ese momento cuando se produce un antes y un después en nuestra vida, porque sientes que haciendo eso en lo que pones tu talento y corazón, disfrutas, que puedes dedicarle horas y que no supone un deber si no un querer que te hace pasarlo en grande.

Pero hacer este cambio de rumbo no es fácil. Después de la euforia comienzan a aparecer los miedos, las inseguridades, las dudas de si debemos seguir adelante o mantener nuestra vida robótica y rutinaria. Para seguir adelante es necesario cambiar hábitos de vida, formas de pensar y afrontar un montón de obstáculos e inconvenientes. Cuanta gente hay por ahí que te dice continuamente “¡eso no se puede cambiar! Ya lo hemos hecho mil veces así o asá y no funciona….. bla, bla, bla…” , pero, ¿cuántas ideas han propuesto?, ¿cuántas han llevado a la práctica?, ¿cuántas alternativas diferentes han intentado?.

¿Cuál es el problema de cambiar? Antropológicamente le tenemos miedo al cambio. El tiempo y el miedo son invenciones del ser humano; tenemos que sacarlas de nuestra cabeza e intentar ver más allá, porque el cambio es positivo y el cambio es necesario. Tenemos un futuro completamente en blanco para crear. ¿Por qué nos conformamos con adaptarnos al cambio de otro en lugar de provocarlo? ¿por qué nos resulta tan complicado visualizar el futuro? ¿Por qué nos bloquea lo desconocido? Seguro que si nos piden dibujar un marciano el que más o el que menos se atreve a plasmar algo en el papel. Y ahora yo pregunto: ¿alguien realmente ha visto alguno? 😉

cambio, oportunidades, internet, blog, sinergia insularEscuchaba hablar en una conferencia a Andy Stalman sobre creatividad e inspiración y sus palabras se quedaron marcadas en mi cabeza. Me encantó el discurso y a través de este post he querido compartirlas en el blog de Sinergia Insular: Los valientes, los apasionados, se animan a romper esquemas y cambiar paradigmas, creen firmemente en que tienen la oportunidad de dibujar el futuro. proponer, probar, equivocarse, hasta dar con la clave para cambiar el paradigma. ¿Entonces, nos animamos a cambiar el mundo o es muy complicado?. ¿Nos animamos a salir de nuestra zona de confort o mejor nos quedamos parados esperando a que lo haga otro?: “Es fin de semana, hace sol, en la playa se está de lujo ¿para que me voy a meter en estos líos de cambiar el mundo?”

Nos decían que no se podía cambiar la forma de hacer transacciones, y de repente llegaron los de EBAY y cambiaron el concepto de manera radical a través de una plataforma de ventas por internet.

¿No se puede cambiar la comunicación? Y surge SKYPE permitiendo conversaciones gratuitas por internet

¿No se puede cambiar la música? Oh My God! Qué haríamos muchos de nosotros sin San SPOTIFY.

Si alguien dijo que ya estaba todo inventado en comunicaciones móviles, esto no fue un impedimento para los amigos de Apple cuando sacaron el Iphone dando lugar a la llegada de los SMARTPHONES y poniendo patas arriba la telefonía móvil.

¿No se puede cambiar la lectura? Actualmente de cada 100 libros que se venden se venden 170 EBOOKS.

El concepto de descuentos está saturado. ¿En serio? Y unos chicos de Chicago se inventan GROUPON, una plataforma de descuentos a través de cupones on line que a día de hoy cuenta ya con presencia en 40 países, en más de 500 mercados y ya sobrepasa los 70 millones de usuarios.

¿No se puede cambiar la fotografía? 1 de cada 2 fotos que se sacan en el mundo no se hacen con cámaras de fotos, sino con nuestros teléfonos y la mayoría son compartidas con el mundo vía redes sociales. Además, herramientas como INSTAGRAM están sacando a ese artista espontáneo que todos tenemos dentro, a ese reportero presente en cada esquina, mostrando el mundo con los ojos y desde el prisma y la experiencia de cada uno de nosotros. Se ha democratizado la fotografía, y aunque a muchos profesionales les pese, a mi personalmente me parece maravilloso poder desarrollar esa capacidad creativa a golpe de click!

Es importante estar atento a lo que ocurre a nuestro alrededor. Ser capaz de ver aquello que los otros no llegan a ver, ir más allá. Decía Pablo Picasso que “todo lo que se puede imaginar, es real”. Esta es nuestra oportunidad para crear el futuro, para asumir la parte del compromiso de cada uno y contribuir a empujar hacia adelante. El futuro no sabemos cómo va a ser. Cada uno de nosotros debemos pensarlo, fabricarlo y construirlo. Y si por dar el primer paso nos equivocamos ¿qué pasa? Mejor hacer y equivocarse que no equivocarse por no hacer nada.

Lo podemos entender o lo podemos rechazar. Pero lo que no podemos es negar el cambio porque es ley de vida. El que solo mira el pasado y el presente se pierde EL FUTURO. Vivimos en un tiempo de desafíos, pero también lleno de oportunidades.

“El cambio es incesante e implacable; por tanto la mejor estrategia es aceptarlo y evolucionar”, Seth Godin.

¿TÚ QUE DECIDES, TE SUMAS AL CAMBIO?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s