Mi experiencia como emprendedor por Helmer Galvis

Todo comenzó mientras intentaba dormir, pensando en los líos que había en la empresa en la cual estaba trabajando y analizando los motivos que podrían haber llevado a dicha sociedad a un sin control total. A tal punto de no pagar nóminas. La situación como trabajador por cuenta ajena terminó en una cola del paro.

logo-hgrPero en el paro estuve poco tiempo porque al mes siguiente, después de no pensarlo mucho y arriesgando todo por una idea que tenía desde años atrás, decidí darle forma a esa idea y empezar a informarme sobre cómo materializarla.

Fui a asociaciones de autónomos, empresariales, le di la lata a los funcionarios del ayuntamiento, de hacienda, seguridad social, etc. Así llegó el alta como autónomo y empezó la autopista burocrática con las diferentes administraciones. Mi consejo en este punto, es no desesperar, hay que cargarse de paciencia. La administración es lenta y dolorosa. Si puedes, busca gente que te pueda ayudar en los diferentes trámites como amigos, familiares, conocidos o con profesionales del sector. Intenta conectar con gente que esté en la misma situación e intercambiar opiniones y conocimiento.

Económicamente sólo contaba con dinero propio y el del pago único por desempleo que no era mucho dinero. Decidí no pedir préstamos y tampoco buscar ayudas de turno para no tener cargas innecesarias tanto económicas como de tiempo, mientras se pudiera. Esto solo fue una decisión personal. El dinero es clave, un pilar necesario a la hora de poner en marcha la idea. Si no disponemos de economía suficiente, siempre podemos recurrir a familiares y amigos, antes de pasar por los bancos.

Al año siguiente una de las dos partes del modelo de negocio se acabó y, pensé en abandonar. Pero junté toda la fuerza para sacar adelante la mitad del negocio que quedaba viva. Es así como después de un año de haber comenzado tuve que readaptar la idea y cambiar la estrategia, ya que a la primera no funcionó del todo.

Desde ese momento le di más fuerza a mi trabajo como freelance. Potencié mi marca y mi trabajo en internet, le di más visibilidad con ayuda de la publicidad online, haciendo de mi sitio web algo más que un portafolio de trabajo añadiendo valor y conocimiento con ayuda de un blog dentro de mi web corporativa. Además use los canales sociales para difundir el contenido y darle más visibilidad a la marca. Pero también usando estos medios sociales como vías de atención y contacto con potenciales clientes. Además conectando con empresas y personas afines a mi sector profesional.

Cuando trabajas de forma freelance debes invertir gran parte de tu tiempo en la búsqueda de clientes, conseguirlos y mantenerlos. Y el secreto” o mejor dicho, nuestro aliado principal, es la atención. Un freelance no es una gran empresa que mantiene cientos o miles de clientes y por ese motivo podemos dar una atención muchísimo más profesional, cercana y personalizada. Esto se valora muchísimo.

Así que esta es un poco mi experiencia con altibajos, luchas, lagrimas y sonrisas en los últimos tres años. Si tienes una idea y muchas ganas, sigue tu intuición, desconecta del ambiente que no te deja seguir adelante y estrecha el lazo de unión con quienes creen en ti. El mejor apoyo eres tu mismo. Prueba, vuelve a probar, tal vez fracases, tal vez triunfes. Pero lo más importante es intentarlo. O prefieres vivir con la incertidumbre de pensar en ¿Qué pasaría si hiciera esto…?

Helmer Galvis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s