Receta para Emprender en Tiempos de Cólera

“No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura.” Gregorio Marañón (1887-1960) Médico y escritor español.

Ésta es una receta milenaria y una de mis favoritas.  Algunos pensaréis que esto de emprender es tarea exclusiva de los más osados, soñadores y “suertudos”.  Puede que sí.  Sin embargo, conozco una receta que se ha ido pasando de generación en generación y que hoy quiero compartir con vosotros.

Ingredientes:

4 cucharadas generosas de pasión

1,5 litros de espíritu creativo

500 gr. de entusiasmo en rama

Utensilios:

1 batidora de ideas innovadoras

1 delantal de la confianza

1 pasapurés para triturar los miedos

2 espátulas de madera para remar fuerte cuando haya temporal

1 tenedor para pinchar a todos aquellos que te dicen “no lo conseguirás”

Esta receta está pensada para una ración.  Si se quiere hacer más cantidad, solo hay que multiplicar los ingredientes por el nº de raciones que se deseen servir.

1er paso: Preparar la masa

Primero, para preparar la masa, necesitarás el ingrediente principal: la pasión.  Se recomienda volcar las 4 cucharadas en un recipiente grande. El tamaño del recipiente dependerá de las proporciones de tu proyecto.  Por ejemplo si quieres lanzar una tienda de delicatesen, exclusiva y céntrica, con un recipiente de 20cm de diámetro te bastará.  Ahora bien, si estás pensando en montar un hotel de 1000 habitaciones en una zona turística, entonces vas a necesitar un recipiente de 80cm de diámetro, por lo menos.

Pero veamos antes qué es la pasión y dónde puede encontrarse, puesto que éste es un ingrediente escaso y difícil de localizar.  Hay que saber dónde se cultiva.

Imagen de Google Images

Imagen de Google Images

La pasión está dentro de ti, es la fuerza y la determinación con la que tu sigues bombeando energía e ilusión a pesar de ti, de las personas y de las circunstancias.   La pasión es tener la certeza de que lo que deseas es bueno para ti, está alineado con tus valores, y es ecológico (respetuoso contigo mismo y saludable física, mental y emocionalmente).

La pasión hace que esa maquinaria se ponga en marcha rumbo a tus objetivos, superando y venciendo todo tipo de obstáculos y miedos, al margen de lo que ocurra en el exterior.  Imagina que decides emprender un negocio, pongamos por ejemplo una pastelería con repostería casera y original. Encuentras el local perfecto, bien situado, con mucho tráfico de personas, céntrico.  Es ideal, pero justo antes de abrirlo, recibes una notificación del ayuntamiento anunciando que van a derrocar el edificio entero para construir un parque.  ¡Oh no! Frente a este contratiempo, tienes dos opciones: 1) te derrumbas (como el edificio), o 2) tienes tan claro que la pastelería artesanal es tu sueño, que empiezas a buscar un nuevo local.  Tu pasión te lleva a donde quieras, con ilusión, creatividad, ingenio y amor.

En esta fase de la receta vas a necesitar tres utensilios:

  • 1 pasapurés para triturar los miedos
  • 2 espátulas de madera para remar fuerte cuando haya temporal
  • 1 tenedor para pinchar a todos aquellos que te dicen “no lo conseguirás”

2º paso: Moldear las figuritas

Cuando la masa esté lista (sabrás que lo está porque desprenderá el dulce aroma de la satisfacción y la ilusión), ya puedes empezar a moldearla en la forma de las figuritas que más te divierta, entretenga, desafíe, guste …

Para esta parte de la receta vas a necesitar verter el litro y medio de espíritu creativo sobre la masa de la pasión.  Sabrás que la creatividad es un ingrediente muy preciado que no siempre encuentras en el supermercado.  La razón es que su materia prima es muy cara: “el precio de la inspiración está por los aires” le oí decir a un colega el otro día.

creativityroom

Imagen de Google Images

Ya sé lo que estás pensando: que tú no eres creativo.  Me temo querido lector que tienes razón.  No ERES creativo, simplemente tienes la capacidad de CREAR.  Si crees, creas.  Todos podemos crear porque todos podemos imaginar y construir, podemos combinar y mezclar, podemos exagerar y colorear.  Voy a compartir contigo algunos trucos para desarrollar tu capacidad de creatividad:

  1. Cambia rutinas: por ejemplo ve al trabajo por un camino distinto, no pidas en el restaurante siempre el mismo plato, prueba experiencias nuevas y diferentes.
  2. Aprende constantemente: adquiere conocimientos nuevos, lee libros que te interesen, curiosea, si escuchas algo que te parece interesante, investígalo más.  Hoy en día el Tío Google lo sabe todo y pone toda la información a nuestro alcance en menos que canta el gallo. ¡Aprovecha este infinito recurso!
  3. Experimenta y diviértete: aparta un rato y un lugar en tu vida para hacer experimentos (literalmente), para levantar torres con tenedores, en vez de naipes, para pintar cuadros utilizando colores, texturas, olores y sabores.  Junta aquello que crees que no pega: por ejemplo sal con chocolate.  ¿Quién sabe? ¡a lo mejor se convierte en un plato elaborado de prestigio!
  4. Trabaja en equipo: aprovecha las sinergias, los múltiples recursos, conocimientos y experiencias que tienen las personas de tu alrededor.  El todo es mayor que la suma de las partes.  Si yo sé inglés, tú conoces y amas la isla, y él tiene don de gentes y sentido del humor, juntos podremos ofrecer un servicio de guía turístico más completo y original que agencias que solo tienen una o dos de estas habilidades.

El utensilio que vas a necesitar en esta fase de la receta es la batidora de ideas innovadoras.  Asegúrate de que la pones en marcha cada día un ratito.

3º paso: Invita a tus amigos al festín

Éste es el tercer y último paso de esta receta.  Es aquí donde vas a utilizar los 500 gr de entusiasmo en rama.

niño sorprendido

Imagen de Google Images

Invita a tus amigos a degustar las originales, dulces y divertidas figuritas que has horneado.  ¡Entusiásmate! Comparte tu proyecto con aquellas personas que te quieren y que sabes que te apoyarán.  Explícales tus planes, pídeles consejo y ayuda para promocionar tu empresa, tus productos o servicios.  En este momento de tu vida, necesitas toda la ayuda de la que puedas hacer acopio.

Recuerda que habrá personas a tu alrededor que intentarán tumbar tus planes, los habrá que no creerán en tu proyecto y te lo harán saber.  Además habrá días, en los que tú mismo dudarás de ti.  Está bien, permítetelo, pero no permitas que todos estos pensamientos y opiniones influyan negativa y definitivamente en ti, desviándote de tu camino.

Entusiasmo es una palabra de origen griego que significa “el Dios que hay en ti”.

El entusiasmo te servirá en los momentos complicados cuando todo parezca ir mal y la confianza en ti mismo y en los demás, o incluso la confianza en el proyecto desfallezcan.  Ten presente que si hay un Dios dentro de ti, entonces serás capaz de encontrar la forma de tirar adelante aunque las cosas se tuerzan.  Obstáculos los habrá, de eso no cabe duda, y es precisamente por esto que necesitas conectar con el Dios que hay en ti.  ¿Cómo? Muy sencillo.  Repítete una y otra vez: “lo solucionaré”, o “sabré estar a la altura”, o “lo conseguiré porque es bueno”.  Haz ese voto de confianza en ti y en tu equipo, con el que debes compartir tus temores y dificultades para que sepan estar a tu lado y te ayuden a encontrar una solución.  Es en estos momentos cuando les necesitas más que nunca.  Convierte, junto a ellos, los problemas en retos.

El utensilio que utilizarás más en esta fase es el delantal de la confianza.  Ten fe, y todo saldrá bien.  Ya lo verás.

¡Buen provecho!

Si te ha gustado esta receta, haz un “me gusta” 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s