Nadie lleva zapatos, jefe

¡Nadie lleva zapatos!

Cuentan que una vez un viejo y experimentado empresario, fabricante y vendedor de calzado, decidió explorar el mercado Africano para exportar allí sus colecciones.  Entre sus directivos había un hombre que había visto mucho mundo y conocía bien a los consumidores.  El empresario le dijo:

Manolo, quiero que vayas a África y me digas si podemos vender allí nuestros zapatos.

Manolo, un poco escéptico y con pocas ganas, se subió a un avión rumbo a África.  Llegó allí y observó que todos iban descalzos.  Sus temores se habían confirmado.  De regreso a su país y en una reunión que mantuvo con el empresario, éste le pregunta:

¿Y bien Manolo? ¿Qué posibilidades hay de vender nuestros zapatos en África?  Manolo, con resignación le contesta: Olvídelo jefe, allí nadie lleva zapatos.

El empresario que se queda algo decepcionado y no acaba de verlo claro, quiere una segunda opinión.  Así que le pide a Pedro, uno de los directivos que acaba de entrar en la empresa, optimista y trabajador, que se presente en su oficina:

Pedro, quiero que vayas a África y me digas si podemos vender allí nuestros zapatos.

Imagen de Google Images

Imagen de Google Images

Pedro acepta encantado el encargo y se monta en un avión rumbo a África.  Llega allí e, igual que Manolo, observa que allí todos van descalzos.  Regresa a su país y mantiene una reunión con el empresario.

¿Y bien Pedro? ¿Qué posibilidades hay de vender nuestros zapatos en África?  A lo que Pedro contesta entusiasmado: ¡Jefe! Es genial, ¡allí nadie lleva zapatos!

Aquí os dejo esta metáfora para que lo reflexionéis.  Mi conclusión: la realidad depende de con qué gafas la mires.  Cuando alguien ve un problema, otro ve una oportunidad.

Weiji: En toda crisis hay oportunidades

En chino, la palabra “crisis” y la palabra “oportunidad” comparten un mismo ideograma: 机 (se pronuncia “ji”)

  • Crisis: 危机 (Wēi  )
  • Oportunidad: (Jī huì)

Es decir que para los asiáticos cuando se habla de crisis o peligro, en realidad se está interpretando que éste es una oportunidad.  Una oportunidad que la vida nos presenta para hacer las cosas de una manera distinta (pensando con creatividad y con una actitud optimista), o para aprender algo que nos permita mejorar y evolucionar (viendo las circunstancias como desafíos o retos, en vez de problemas).

Los tiempos duros crean héroes. (Proverbio chino)

Imagen de Google Images

Imagen de Google Images

En occidente la palabra crisis señala el momento de mutación durante una enfermedad, que puede desembocar en un estado de empeoramiento o de mejoría del convaleciente. También se aplica a puntos de inflexión que marcan momentos de inestabilidad en procesos históricos, políticos, económicos, relaciones de pareja, etcétera.

En este mundo cambiante, en que todo fluye, todo deviene, las crisis son hitos que indican cambios radicales para bien o para mal. Si van a ser para bien o para mal, en gran parte depende de la actitud mental de la persona que enfrenta la crisis.

Según el University College de Londres, el 80% de las personas somos optimistas.

Ah, no pensasteis que seríamos tantos los optimistas, ¿verdad?  Mi abuelo solía decir: “No es que haya más mal, es que hace más ruido”.  Lo “feo” de la situación que vivimos hoy ocupa mucho espacio: está en boca de todos, siempre hay alguna anécdota que contar ¿Sabes lo que le ha pasado a Menganito? ¿Pobre Fulanito, solo le faltaba esto?, escuchamos datos económicos espeluznantes y desesperanzadores en los MM.CC. cada día: corrupción, deshaucios, la prima de riesgo, el índice de paro, y un largo etcétera que parece no acabar nunca.

No se trata de lo que ocurre, sino de lo que haces tú con lo que ocurre.  

Excusas, circunstancias, inconvenientes, pegas, siempre habrá.  El peligro aparece cuando decides ampararte en estos datos, en estas evidencias y te encierras en tu refugio, en esa zona de comfort: de lo malo conocido.  Y allí te quedas.

Pero en realidad, tú no quieres quedarte allí.  Tú deseas lo mejor para tí, ansías la felicidad y el bienestar, quieres reír, disfrutar y “pasarla bien”.  Entonces, ¿qué haces allí en casa, encerrado? ¿A qué esperas para salir de tu “victimismo“? Dí no al “pobrecito de mí”, dí sí al “¡Palante!”.  No esperes a que algo cambie, provoca el cambio que tú quieres ver en tu vida. Quieres un trabajo nuevo, pues deja de lamentarte y sal a buscarlo: un día, dos días, cada día, sin cejar en tu empeño hasta que lo consigas.  Si es bueno para tí, persíguelo.  Si es difícil, persíguelo, pues lo mereces.  Vales todo el esfuerzo que supone conseguir lo que te propones.  Si ya has hecho muchas cosas: dejado curriculums, llamado a las empresas, entrevistas de trabajo, sin resultado, entonces haz algo distinto.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.  Albert Einstein

¿Cómo?

Piensa en lo que te mueve, en lo que te apasiona.

Abandona la creencia de que no eres creativo.  ¿Quién te dijo esto? ¿Para qué le creíste? ¿Cuándo vas a dejar de dar tanto poder a las opiniones de los demás?  La creatividad es una capacidad y se desarrolla con la práctica.  Todas las habilidades se adquieren gracias a las conexiones sinápticas de las neuronas de nuestro cerebro.


codigo-qr
Sé original en la forma de diseñar tu curriculum, por ejemplo.  Un amigo mío en su curriculum, pone arriba el nombre y móvil y en el centro ocupando todo el espacio disponible un código qr.  El móvil del empresario o director de RRHH lee el código y eso le conduce a la web de este amigo donde hay toda la información de su c.v.  ¿Original, no?  ¡Tú también puedes hacer las cosas de una manera nueva.  Te garantizo que solo por haber sido tan creativo, tienes muchas más probabilidades de que te den el empleo ¿Quieres apostar?

¿Cómo quieres enfrentar tú la crisis? ¿Qué cambios vas a empezar a hacer desde YA?

Miriam Fisas

La Coach de Lanzarote provocando cambios en tí